COmo planchar tu cabello correctamente

Muchas personas desean tener el pelo liso y brillante, pero un peinado excesivo con calor puede dañarlo considerablemente. Tanto si tienes el pelo rizado por naturaleza como si simplemente quieres cambiar de look, saber cómo alisar el pelo sin dañarlo es crucial. Siguiendo las técnicas adecuadas, utilizando las herramientas apropiadas y adoptando medidas de protección, puedes conseguir un peinado alisado manteniendo tu pelo sano y bonito. En esta completa guía, compartiremos valiosos consejos y técnicas que te ayudarán a alisarte el pelo sin dañarlo.

Prepara tu pelo para el alisado

Antes de alisarte el pelo, es importante prepararlo adecuadamente para minimizar el riesgo de daños. Estos pasos preparatorios crearán la base para un proceso de alisado eficaz y seguro.

1. Lava e hidrata

Empieza lavándote el pelo con un champú y un acondicionador hidratantes. Busca productos que contengan ingredientes nutritivos, como aceite de argán o queratina.(Los Mejores en Amazon) Te ayudarán a mantener los niveles de hidratación de tu pelo, protegiéndolo del calor excesivo. Después de lavarlo, sécate el pelo suavemente con una toalla para eliminar el exceso de agua.

2. Aplícate protector térmico

Antes de someter tu pelo al calor, aplícate siempre un spray o suero protector térmico. Este producto forma una barrera protectora que reduce los daños del calor. Asegúrate de que el protector térmico que elijas sea adecuado para tu tipo de cabello y sigue las instrucciones de aplicación recomendadas. Ver mejores Opciones de Protectores en Amazon 

3. Péinate

Utilizando un peine de púas anchas, desenreda suavemente el cabello para eliminar nudos y enredos. Este paso evita que el pelo se rompa innecesariamente durante el alisado.

Elige las herramientas de alisado adecuadas

Invertir en herramientas de alisado de alta calidad y utilizarlas correctamente es esencial para conseguir un aspecto liso y liso sin dañar el pelo.

1. Elige la plancha adecuada

Para conseguir un aspecto liso y liso sin dañar el pelo, invierte en herramientas de alisado de alta calidad y utilízalas correctamente. Elige la plancha adecuada Mira las opciones en Amazon

Al elegir una plancha, opta por una con placas de cerámica o turmalina, ya que distribuyen uniformemente el calor y minimizan los daños. Asegúrate de que la plancha que elijas tenga ajustes de calor regulables, que te permitan seleccionar una temperatura adecuada para tu tipo de cabello.

2. Considera la posibilidad de utilizar un cepillo alisador

Un cepillo alisador puede ser una alternativa excelente a la plancha. Combina la funcionalidad de un cepillo y una plancha para desenredar y alisar el pelo simultáneamente. Busca un cepillo con ajustes de calor que se adapten a las necesidades de tu cabello. Los mejores Cepillos valorados en Amazon

Técnicas de alisado

Una vez que hayas preparado tu cabello y elegido las herramientas adecuadas, es hora de pasar a las técnicas de alisado.

1. Secciona el cabello.

Divide el pelo en secciones manejables utilizando pinzas o gomas para el pelo. Empieza por abajo y ve subiendo. Las secciones más pequeñas garantizarán que el calor se distribuya uniformemente y que todos los mechones queden bien alisados.

 

2. Ajusta la temperatura

Selecciona la temperatura adecuada en la plancha, teniendo en cuenta la textura y el grosor de tu pelo. El pelo fino suele necesitar menos calor, mientras que el grueso o áspero puede requerir temperaturas más altas. Evita utilizar el nivel de calor más alto para no dañarlo.

3. Alisa de la raíz a las puntas

Comenzando cerca de las raíces, sujeta suavemente la herramienta alisadora alrededor de una pequeña sección de pelo y deslízala hacia las puntas. Mantén un ritmo constante y evita mantener la plancha en un punto durante demasiado tiempo para minimizar los daños por calor.

4. Repite según sea necesario

Continúa alisando cada sección de pelo hasta que consigas el aspecto deseado. Utiliza un espejo para asegurarte de que cubres todas las zonas y mantienes la consistencia en todo el cabello.

Cuidados posteriores y mantenimiento

Después de alisarte el pelo, es importante que realices los cuidados posteriores adecuados para conservar el estilo alisado y proteger tu cabello de posibles daños.

1. Evita la humedad

Lava tu cabello con agua tibia. Evita la humedad

Evita exponer tu pelo a la humedad, incluida la lluvia, el sudor o la humedad, ya que puede hacer que tu pelo vuelva a su estado natural. Utiliza productos antihumedad o lleva un paraguas en caso de cambios de tiempo inesperados.

2. Utiliza fundas de almohada de seda o satén

Las fundas de almohada de seda o satén minimizan la fricción y ayudan a prevenir la rotura del cabello y el encrespamiento mientras duermes. Proporcionan una superficie más suave sobre la que se desliza el pelo, reduciendo el riesgo de que se dañe y manteniendo el peinado alisado.

3. Limita la frecuencia del peinado

Evita el peinado excesivo con calor y limita la frecuencia con que te alisas el pelo para evitar daños. Adopta tu textura natural y alterna peinados lisos y rizados para que tu pelo descanse del calor.

4. Acondiciona en profundidad con regularidad

Los tratamientos de acondicionamiento profundo ayudan a restaurar la hidratación y nutrición de tu pelo, manteniéndolo sano, suave y manejable. Utiliza una mascarilla o tratamiento de acondicionamiento profundo al menos una vez a la semana para reparar cualquier daño causado por el peinado con calor. Hidratación y Mascarillas recomendadas en Amazon.

 

Siguiendo estos consejos y técnicas, podrás alisarte el pelo con éxito sin dañarlo. Recuerda tomar las precauciones necesarias, elegir las herramientas adecuadas y proporcionar los cuidados posteriores apropiados para mantener un cabello alisado sano y bonito. Disfruta de un aspecto liso y elegante, y mantén tu cabello en perfectas condiciones.